Una escuela de música diferente

Sonidópolis es un proyecto que se lleva gestando más de dos años a fuego lento y que está a punto de ver la luz. Es una escuela diferente, un espacio donde niños y adultos tenemos nuestro lugar y donde utilizamos a la música popular como hilo conductor de nuestra programación, en la que estilos como el pop, rock, country, folk, indie, punk, glam, ska, música electrónica, soul… se dan la mano para que los alumnos puedan aprender música tocándola, componiéndola y conociendo la historia del pop moderno desde sus orígenes hasta nuestros días.

Entendemos la música como una experiencia en la que a partir del conocimiento de las técnicas y herramientas adecuadas seremos capaces de componer nuestras propias canciones y de tocar con otros músicos en nuestra propia banda, que a su vez se nutrirá del conocimiento de los diversos estilos musicales que abarcan casi un siglo repleto de música pop.

Lenguaje musical, armonía, composición, arreglos, interpretación, informática musical… se entrelazan con la práctica del instrumento elegido (batería, guitarra, piano y teclados, bajo, voz) proporcionando todos los recursos necesarios para hacer de la música una sólida vía de expresión, creación y comunicación.

La música es un mundo dentro de si mismo, es un lenguaje que todos entendemos  (Stevie Wonder)

Petit Pop es el motor y la inspiración de Sonidópolis. Nuestra experiencia al frente de esta reconocida banda de pop familiar ha sido fundamental para descubrir el enorme potencial didáctico de nuestras canciones, ya que detrás de este proyecto estamos un colectivo de músicos con una larga trayectoria dentro de la escena independiente nacional, con una especial incidencia en el llamado Xixón Sound de la década de los 90, y participación activa en numerosos grupos y proyectos como Penelope Trip, Pauline en la playa, Nosoträsh, Edwin Moses, La Villana, Undershakers… y por supuesto, Petit Pop.

No hemos dejado de prepararnos, de formarnos, de estudiar y trabajar, y hemos hecho de “tener un grupo” un estilo de vida. Ahora queremos contárselo todo a pequeños y mayores, y hacer de Sonidópolis un lugar de encuentro entre la muchachada de Gijón y la experiencia musical de toda una generación de músicos que un día montaron una banda y terminaron haciendo historia.